domingo, 18 de octubre de 2015

SUPÉRATE INTERCOLEGIADOS

3

Un antioqueño de pura cepa oficia como coordinador de árbitros en el coliseo 1 del Centro de Alto Rendimiento -CAR-, pero no es cualquier juez. David Efren Gallego Blandón, de 37 años, es uno de los dos colombianos que tiene la máxima distinción que otorga la Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF), la -Blue Badge-.

Como buen paisa, David es buen conversador y ya es conocido por todos los tenismesistas del país, los entrenadores y las delegaciones en general. Él es más que un juez, su carisma y amor por este deporte lo sitúan en lo más alto. Así como impone justicia, es amigo de los deportistas y lucha diariamente para que el tenis de mesa siga creciendo en nuestro país.

Este “gomoso del tenis de mesa”, como el mismo se califica, mantiene el orden en el área de juego. Todos recurren a él y su opinión se basa en las leyes internacionales. Su historia en esta disciplina comenzó a los 19 años cuando cursaba segundo semestre en la Universidad Católica de Oriente (Rionegro, Antioquia). “De 10 horas que estaba en la universidad, 8 las dedicaba al tenis de mesa. Me engomé tanto que perdí semestres por culpa de este bello deporte y ese mismo semestre (segundo) me llamaron a arbitrar un torneo cerca de Medellín, fui y desde ese entonces estoy en la parte de juzgamiento”, cuenta David Gallego.

Su primera adquisición fueron dos raquetas, con esa compra inició a practicar este deporte y lo hizo durante 9 años. Posteriormente, hizo los cursos para ser juez nacional y más adelante, internacional (2003). De esta manera, forjó una carrera llena de trabajo, esfuerzo, viajes y estudios para superar con creces los exigentes exámenes. El año pasado, cumplió uno de sus grandes sueños, aprobar el proceso completo para ser juez ‘Blue Badge’, obteniendo las 4 aceptaciones. “Fue una alegría inmensa, para nosotros tener ese título es lo máximo a nivel de juzgamiento en tenis de mesa porque sabemos que es tener la llave para estar en unos Juegos Olímpicos”, resalta David.

Gallego ha oficiado de árbitro central y adjunto en diversos certámenes, por ser ‘Blue Badge’ fue incluido en los Juegos ODESUR de Chile, tuvo la fortuna de estar en Centroamericanos y del Caribe y viene de ser árbitro en las instancias finales en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. “El trabajo se ha hecho muy bien gracias a Dios. Cuando fui nombrado para Toronto fue una noticia espectacular y más porque era en Canadá. La ventaja es que cuando uno tiene un rango de esos y es bueno en el área, se da a conocer y sale mucho, entonces esos eventos llegan por añadidura”, asegura.

David Gallego es juez general en dos mundos diferentes, por un lado están los profesionales y en esta ocasión, los niños y niñas en la final nacional. “Supérate es la puerta a todos los deportistas para llegar a la élite. La ventaja de los chicos es que ellos no le temen a jugar en cualquier superficie, no le temen a la bola que tengan que usar y a las circunstancias. Con los chicos me gusta más y me siento más identificado porque aparte de que fui profesor y me gusta transmitirles lo que sé, soy amigo de ellos. Los conozco y he seguido su proceso desde sus comienzos”. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Redes Sociales

TwitterFacebookGoogle PlusLinkedInRSS FeedEmail